ORACIÓN POR LOS ENFERMOS

La medicina occidental ha experimentado algunas tendencias preocupantes recientemente. 

La terapia con antibióticos es un componente principal de la medicina convencional. Algunas de las bacterias más comunes se han adaptado a las drogas usadas para combatirlas. Ahora hay un problema muy serio con las cepas de bacterias resistentes a los medicamentos. 

Hay varias bacterias para las cuales no hay tratamiento conocido. Estos micro-organismos se han vuelto resistentes a todos los antibióticos. 

La tendencia es que se vuelven cada ves mas resistentes a los medicamentos con el curso de los años. En algún momento en el futuro, la comunidad médica podría ofrecer poco en cuanto al tratamiento para lo que antes eran condiciones clínicas que resultaban muy fáciles de tratar y resolver en el corto plazo.


La Dra. Barbara Starfield de la Escuela de Higiene y Salud Pública del Johns Hopkins describe cómo el sistema de atención médica más caro del mundo contribuye a la mala salud e incluso a la muerte. 

En el año 2000, se realizó un gran estudio que reveló un hecho sorprendente; el tratamiento en nuestro sistema médico es la tercera causa de muerte en los Estados Unidos. 

Se estima que 250,000 personas mueren cada año como resultado de causas iatrogénicas (aquellas relacionadas con el tratamiento médico). Solo la enfermedad cardíaca y el cáncer matan a más personas. Entre las causas combinadas de muerte iatrogénica, las complicaciones del fármaco (no relacionadas con la dosificación) fueron las principales causas de muerte.


• 106,000 por efectos negativos a las drogas.



• 80,000 por infecciones intra-hospitalarias.

• 20,000 por otros errores en hospitales.

• 12,000 por cirugía innecesaria.

• 7,000 por errores de medicación en hospitales.


Hoy en día, no podemos obtener algunos de los medicamentos comúnmente usados ​​para tratar pacientes críticamente enfermos. Debido a la escasez en todo el país, existe un orden de rutina de muchas medicinas, incluidas algunas que son el elemento básico para tratar el paro cardíaco. Este no es un problema nuevo; la escasez ha plagado el cuidado de la salud durante los últimos cinco años.

Los médicos estamos atascados en una posición incómoda. Nuestras drogas de confianza no están haciendo su trabajo o son más difíciles de obtener. Si los medicamentos de los que dependemos ya no están disponibles, ¿cómo procedemos con nuestro tratamiento?

Los avances en la medicina tradicional continuarán, pero eventualmente se estancarán. La investigación en el campo de la sanación divina acaba de comenzar. La Universidad de Duke, John Hopkins y otros centros médicos están creando programas para estudiar y aprovechar todo el potencial de la curación espiritual. El panorama de la atención médica está cambiando rápidamente.

Y como si esto fuera poco tenemos que enfrentarnos como pacientes a este otro problema: muchos trabajadores de atención de la salud le dicen a sus pacientes palabras que les quitan la esperanza y los hacen estar de acuerdo con la enfermedad y la muerte. 

Tenemos un poder enorme en nuestras palabras y las personas tienen nuestros puntos de vista en alta estima. Cuando le decimos a un paciente que no hay esperanza de supervivencia, ellos tienden a creerlo. Pierden la esperanza, incluso descartando lo milagroso. Si descuidamos decirle a los pacientes que Dios quiere sanarlos, les hemos ocultado lo que quizás sea el hecho más importante de todos.


La solución es hablar francamente sobre sus posibilidades de supervivencia desde el punto de vista médico. Si el medicamento no tiene nada que ofrecer, dígales que sí hay una esperanza. Y condúzcalos al hecho de que Dios no está limitado en la forma en que nosotros si lo estamos. 


Necesitamos darles la esperanza de que un milagro siempre es posible, incluso si no creemos que sea probable. Esa opción nunca debería ser tomada de ellos y quitarles esa esperanza. Si realmente queremos los mejores resultados para nuestros pacientes, creo que eso incluye orar para que se curen.

Permítanme demostrarle como si es posible con trabajos de envergadura y de alta credibilidad que ya han sido realizados dentro del ámbito científico, la efectividad de la oración para la resolución de los problemas de salud. Y es que definitivamente la oración por los enfermos es un hecho que garantiza el rescate que la medicina en la actualidad no está ofreciendo en un sin número de enfermedades.

En la siguiente entrega les haremos llegar las evidencias...

Mientras tanto puede suscribirse a nuestro blog y recibirá notificación inmediata de la siguiente publicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preguntas y/o Comentarios

Entradas populares